12 Jul
admin

Las demandas de tener una familia y una carrera pueden hacer que una mujer no logre encontrar tiempo para hacer ejercicio regularmente. Mientras muchas de estas mujeres desearían hacer ejercicio, simplemente no creen que les sea posible. Este artículo comparte consejos y sugerencias que pueden ayudar a la mujer ocupada a obtener el estado físico que siempre deseó.

Examina tu horario y descubre horas en las que podrías hacer ejercicio. Es mucho más fácil comprometerse consigo mismo a hacer ejercicio si sabes con anterioridad cuando lo harás. Pon tu horario de ejercicio en tu agenda diaria, de igual manera que marcarías una reunión del trabajo o un programa en la escuela de los niños. Si no das este paso, será muy fácil que abandones el ejercicio y te digas a ti misma, “lo haré mañana”. Cuando llega el “mañana” sucederá lo mismo y nunca harás ejercicio. te recomiendo tener siempre en mente que si no estás bien contigo misma , no lo estarás con nadie, Primero estas Tu y tu salud, recuerda ” Sin Salud No Tienes Nada”.

Entiendo, que para muchas madres es difícil encontrar equilibrio entre tiempo personal y tiempo de calidad con los niños. Una de las mejores formas de asegurarte que harás ejercicio es invitar a los niños a que te acompañen. Si a uno de tus hijos le encanta el fútbol, y a otro le gusta el basketball, organiza tu horario para que un par de noches a la semana puedas practicar estos deportes con ellos. Cuando incluyes a tus niños tendrás la oportunidad de hacer ejercicio y divertirte al mismo tiempo; es más, tus niños te motivaran a hacer ejercicio las noches en las que solamente quieres sentarte y no hacer nada.

Considera levantarte temprano y salir a trotar, ir al gimnasio, o contratar un personal trainer calificado. Después que termina el día, y estás absolutamente agotada del trabajo y de mantener la casa y el hogar, hacer ejercicio es lo último que se te ocurre. Si haces un esfuerzo y vas a primera hora de la mañana, cuando te sientes fresca y energizada, es mucho mas probable que no avandones el ejercicio. Muy temprano por la mañana encuentras paz y calma, lo que significa que también podrás dedicarte a ti misma antes de que comience el caos del día. Comienza por poner tu despertador 30 minutos antes de lo normal, y ve que tal te resulta.

No trates de convencerte de que harás ejercicio una hora al día, seis días a la semana. Si no puedes cumplir el compromiso contigo misma, es muy probable que pierdas la motivación y abandones la tarea. Se realista y comprende que eres muy ocupada; pon una meta realista y que quepa bien en tu estilo de vida.

Las mujeres ocupadas casi siempre tienen dificultad encontrando tiempo para hacer ejercicio. Pero los consejos de este artículo les pueden ayudar a redescubrir la motivación y regresar a un régimen de ejercicio y sentirse mejor.

” Estar Bien, Depende de Ti”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *